viernes, 23 de agosto de 2013

Edging y gooning, los caminos del éxtasis sexual II

¿Qué es gooning?
Gooning puede ser definido de la manera más simple como un estado usualmente alcanzado gracias a una prolongada sesión de edging, en el que el hombre se encuentra completamente hipnotizado por el sentimiento que irradia de su pene. Ya que es un estado de éxtasis sexual al que se llega solamente después del edging, el pene se encontrará en su máxima excitación, y cualquier toque o manipulación de los genitales disparará un éxtasis muy intenso. 

Como el hombre se encuentra en edging y por lo tanto mantiene una experiencia intensa con su cuerpo, entra entonces en un estado de trance en el que su mente se funde íntimamente con su pene: este es el estado de gooning. Para ser incluso más precisos, cuando se alcanza este estado de éxtasis sexual, el cuerpo del hombre se convierte, gracias a todo su intento y propósito, en un apéndice de su erección. 

Alcanzar este estado significa que el hombre se libera de todos los códigos de conducta aprendidos, y su excitación, por sí sola, dicta sus reacciones. Como resultado de esto, un hombre en estado de gooning es muy expresivo y demostrativo: se hace muy "vocal", mientras que su cuerpo y su cara pueden adoptar expresiones y poses poco dignas, todo en respuesta a la manipulación intensa y exquisita a la que expone su pene. Así gooning proviene del término inglés goon, que significa tonto o estúpido, en vista de que el hombre podría parecer una persona desquiciada o excéntrica.


Gooning como manifestación máxima del éxtasis
El gooning no puede ser tomado como una manifestación narcisista. El narcisismo se refiere a una extremada egolatría, unida a un concepto personal exagerado en lo que se refiere a sus propios talentos. Por el contrario, el gooning está asociado s bien a una experiencia meditativa, en donde se alinean su mente y su cuerpo, enfocados en un solo pensamiento (o sentimiento). De esta manera, para muchos gooners (los hombres que practican el éxtasis sexual), gooning puede ser descrito como una experiencia enriquecedora, donde la mente se libera de todas las presiones y demandas externas, y donde el cuerpo es libre de las expectativas sociales.


Para alcanzar este estado especial de éxtasis sexual, es necesario que el hombre domine el edging, es decir, la capacidad de mantener su excitación sexual a un nivel alto por un período de tiempo prolongado, pero justo por debajo del "punto de no retorno" (ese momento cuando el reflejo orgásmico se activa, haciendo que la eyaculación se convierta en un hecho inevitable). Para practicar el edging se requiere entonces, como ya se ha dicho, de un conocimiento del propio cuerpo y de una práctica constante. Una vez se ha dominado el edging, uno solamente necesita tiempo suficiente, privacidad, y frecuentemente una cantidad suficiente de lubricante, para alcanzar el estado de gooning.

Como un ejemplo, he aquí lo que un experto en estas técnicas escribe respecto al gooning

"mi experiencia con el gooning es que siento como si nada realmente importara en ese momento. Mi cerebro no está enfocado en los aspectos usuales de la vida. Estoy tan excitado que es la única cosa que cuenta en ese momento. No estoy consciente de absolutamente nadie. No me importa cómo me veo. No me importa qué sonidos hago. No me importa si me veo estúpido. Solo estoy enfocado en las sensaciones de mi cuerpo".

El gooning y la parte emocional del ser
Para alcanzar el estado de gooning, uno tiene que enfocarse en su pene y en los sentimientos que emanan de él. Es prácticamente imposible llegar a este estado mientras se mira un video pornográfico o si se está con otra persona porque, en esos casos, la concentración no está enfocada en las sensaciones individuales sino en el ambiente de alrededor. El gooning puede ser visto como una especie de experiencia meditativa y, como en la meditación, requiere que los pensamientos se enfoquen en un único evento, el placer, y en un área particular, el pene.

El gooning necesita liberar el ser emocional del hombre. Si se mantienen las emociones bajo control estricto, no será posible alcanzar el éxtasis. Se debe ser capaz de abandonarse uno mismo, de aceptar que el cuerpo será el títere del ser emocional, en vez de serlo del ser cerebral. Esta es probablemente la parte más difícil. Realmente, en muchas culturas, se aprecia  el que los hombres sean estoicos, flemáticos y sin emociones. Siempre se nos dice que los hombres no lloran, y toda esa clase de mensajes estúpidos, y así se nos entrena para actuar desde que somos niños. El gooning es un choque a la cultura, enfoca la atención en el placer sexual asociado a la virilidad y a la firmeza de la erección. Al mismo tiempo, requiere que el hombre se haga consciente de sus emociones, y más difícil aun, que las exprese ante el mundo. Se requiere que se comporte de alguna manera poco varonil mientras siente su masculinidad en sus manos... tal como se ha dicho ¡se trata de un shock cultural! No se puede llegar al estado de gooning hasta que no se acepte al ser emocional.


El gooning requiere que uno se libere del autocontrol. Todos hemos aprendido a comportarnos de una manera socialmente aceptada. Nuestra postura corporal, la manera en que nos movemos, nuestras expresiones faciales, todas son actitudes socializadas. Y aunque esto sea perfectamente aceptable, ya que en definitiva necesitamos de reglas para funcionar adecuadamente como grupo, estas se convierten en un obstáculo para alcanzar la habilidad del gooning. La palabra gooning apunta hacia este hecho: no solo se necesita entrar en contacto con las emociones, se necesita además que el cuerpo se exprese libremente, sin restricciones, sin regulaciones, sin la típica superintendencia del ego. Es necesario aceptar que, de ser observado por alguien, uno se comportaría como un tonto o un perfecto estúpido para esa persona. Para estar en el estado de gooning es necesario dejar que el cuerpo se deje llevar por sus emociones, sin importar las convenciones sociales, colocando la imagen de uno mismo a un lado. ¡Es necesario aceptar presentarse ante los demás como un perfecto idiota!


Una vez que todo esto ha sido entendido, y se ha dominado el arte del edging, entonces se está listo para experimentar el gooning. Los principiantes tendrán que practicar primero y por algún tiempo el edging para alcanzar el estado de gooning. El tiempo que esto requiere varia considerablemente de persona a persona. Pero con la experiencia, y habiendo alcanzado progresivamente esa habilidad de liberar el cuerpo y la mente de las restricciones sociales asociadas con la propia aceptación, se puede ser capaz de llegar al estado de gooning más fácil y más rápidamente.



En el video siguiente, un ejemplo interesante de la manera de alcanzar el estado de éxtasis pleno, podremos apreciar a un chico en estado de gooning. Sus gestos y expresiones son el resultado de las sensaciones intensas que se producen en su pene y de las cuales él pareciera que tiene poco control: The Masturbator´s Sanctum - What is Gooning?

Gooning para principiantes
Para cualquier principiante de este arte lo importante es "romper el molde", expresando abiertamente tus emociones. Toma en en cuenta lo siguiente: 
  • Tu ser cerebral tenderá a juzgar a tu ser emocional severamente, y tu ser emocional tenderá a reprimirse o cohibirse. Es necesario por lo tanto aprender a gemir, jadear y rugir ante el placer, obviando los dictámenes de la razón.
  • Dile a tu propio ser, en voz alta, lo que estás haciendo y cómo te sientes. Al principio puede que te sonrojes, ¡eso es perfecto!, porque significa que estás trabajando con tus bloqueos internos.  
  • Deja que tu cuerpo se mueva libremente. Olvida las sábanas y las almohadas; olvida que la cama tiene un límite y deja que tus brazos, tus piernas y tu cabeza deambulen y convulsionen con el vórtice del momento.  
  • Enfoca tus sentimientos, sé totalmente consciente de la dureza y de la forma de tu pene, y olvídate del resto. ¿Por qué cuidarse de la postura o de los sonidos que emites cuando puedes experimentar y disfrutar un éxtasis como este?

Al principio, no notarás que has alcanzado el estado de gooning. De ello te darás cuenta más tarde, en la medida en que emerjas de nuevo a la realidad ordinaria, relajado, feliz y cubierto de semen.

Fuente consultada:
The Masturbation´s Sanctum

3 comentarios:

  1. Complementando mi comentario sobre mi experiencia con el edging. El grooming es placer en su mayor estado de pureza espiritual. Al principio lo hacia apelando a imagenes mentales o viendo películas eroticas. Sin embargo aunque occidente haya descubierto esto recientemente, en oriente es una practica documentada. El tantra, el hinduismo condieran el punto de grooming como una oportunidad invaluable oara limpiar, enegizar y expandir el ser a traves de todas sus dimensiones. Antes, cuando llegaba al grooming me quedaba en mi falo, mi experiencia era netamente sexual y netamente falica, al leer lo de la proyección del ser, empecé a procurar proyectar esa energía que originaba en mi falo, llevándola por la espalda hasta la cresta de mi cabeza y luego repartiendola hacia mis extremidades. Yo siento la energia kundalini, esa serpiente desdoblandose desde la base de mi espalda hasta mi cabeza, es una experiencia que trasciende de lo sexual al mas alto nivel de expansion espiritual y etérica. Los invito a por lo menos procurar este "viaje" en uno de sus estados de grooming. Háganlo!
    PD: Felicitaciones Jose, muy didactico y apasionante el tema

    ResponderEliminar
  2. Javier, es "gooning", no "grooming"!

    ResponderEliminar
  3. ¡Excelente Javier! Deberíamos considerar, en un futuro, publicar un artículo que trate sobre las prácticas sexuales que se vinculan con la espiritualidad, y describir lo que practican otras culturas. Un abrazo hermano.
    J.L.

    ResponderEliminar

Valoramos la tolerancia a la diversidad de opiniones. Agradecemos tus comentarios respetuosos, asertivos y constructivos